La última gran manada de elefantes o cómo estamos haciendo pequeña la biodiversidad

La inusual imagen que encabeza este texto es dolorosamente hermosa. Inusual porque se trata de la mayor concentración de elefantes que subsiste en el mundo. La integran unos 650 individuos que, pese a formar parte de varias manadas, conforman una única comunidad en el parque nacional de Zakouma (Chad). Dolorosa porque nos retrotrae a un pasado no demasiado lejano donde esta imagen podía ser habitual en muchos lugares de África. Se calcula que en apenas un siglo se ha perdido más del 90% de la población de elefantes del mundo. Nuestro mundo se vuelve cada vez más pequeño.

Ver artículoLa última gran manada de elefantes o cómo estamos haciendo pequeña la biodiversidad

4 ‘noes’ para entender la ‘no’ extinción de los dinosaurios

Hace unas pocas semanas la mayoría de secciones de ciencia de la prensa se hicieron eco de una noticia ‘importante’. Dos estudios recién publicados cuestionaban que la extinción de los dinosaurios tuviera su origen en el impacto de un meteorito. Una serie de enormes procesos volcánicos en la India (conocidos ya desde hace tiempo) habrían tenido mucho que ver en dicha extinción. La ocasión la pintan calva y este ‘notición’ nos permite repasar un poco que hay de cierto y no cierto en todo este asunto. Pasen y vean como a veces las cosas NO son lo que parecen…

Ver artículo4 ‘noes’ para entender la ‘no’ extinción de los dinosaurios

Proteger a las especies no siempre es sencillo

Vivimos en un mundo complejo. No resulta nada fácil compaginar las necesidades de grupos, sociedades y culturas tan diversos. Queremos seguir progresando (algunos más que otros) aún a costa de los sacrificios que eso supone para el planeta. Queremos preservar la integridad de la naturaleza (algunos más que otros) a pesar de las dificultades que eso conlleva. Anhelamos un mundo más verde. Una atmósfera más limpia. Salir al campo y verlo lleno de mariposas. Mirar al cielo y seguir el vuelo de las golondrinas. Nuestros árboles llenos de gorriones. Pasear por el bosque y encontrarnos un oso hambriento. Nadar en las cristalinas aguas de un río y que aparezca un cocodrilo de 5 metros. Alto, alto, alto… ¿qué está pasando aquí? Pues algo a lo que tendremos que empezar a acostumbrarnos.

Ver artículoProteger a las especies no siempre es sencillo