Cuando el médico decide visitarte más a menudo, suena la alarma Sr.Frailecillo

La biodiversidad de nuestro planeta está en crisis. Enferma, dirán algunos. Cuando el médico decide que en vez de chequearte una vez al año lo hará cada seis meses, las alarmas empiezan a sonar. Todos sabemos que algo no va bien y hay que controlarlo más de cerca. La organización conservacionista británica National Trust acaba de decidir que su censo quinquenal de frailecillos será a partir de ahora anual. Alarma. Algo no va bien.

Las islas Farne son un pequeño enclave compuesto por unos 20 islotes frente a las costas inglesas de Northumberland, encaradas al Mar del Norte. Históricamente deshabitadas constituyen una extraordinaria reserva natural de aves marinas bajo los auspicios del National Trust (la mayor organización conservacionista del Reino Unido)(1). Las islas ostentan el privilegio de ser el lugar más antiguo del mundo donde se tiene constancia de leyes o normas promulgadas para su conservación. Hacia el año 676 el obispo de Lindisfarne, administrador de las islas, introdujo las primeras normas tendentes a proteger las aves que anidaban en las islas.

Desde que existen registros es tiene constancia de que las islas han sido, en un momento u otro, hogar o lugar de anidamiento de hasta 290 especies distintas de aves primordialmente marinas. En la actualidad, y a lo largo del año, hasta 22 especies emplean de forma regular las islas como lugar de anidamiento. En datos de 2012 eso representa un total de cerca de 100.000 parejas de aves. De entre todas ellas las más abundantes y famosas son los frailecillos. También conocida como ‘loro de mar’ se trata de una especie emblemática por su simpatía, su colorido, su abundancia y su fotogenia.

El frailecillo y el cambio climático (culpable recurrente)

El frailecillo ha sido históricamente el habitante principal de las islas Farne (a veces en estrecha competencia con el Arao común). Desde 1973 el National Trust viene realizando, cada 5 años, un exhaustivo censo de las parejas que anidan anualmente en las islas. Tras un máximo histórico en 2003 de 55.674 parejas, las cifras cayeron a 36.500 parejas en 2008, 39.962 en 2013 y 43.956 en 2018. Las cifras muestran una lenta pero aparente recuperación de la población. Sin embargo el National Trust ha decidido pulsar el botón de alarma: el censo se realizará a partir de ahora de forma anual. Nuestro médico ha fruncido el ceño.

Dos son los factores de riesgo que han sido identificados como causa para pasar al paciente a un estado de ‘supervisión intensiva’. Ambos ligados al cambio climático. Por un lado el progresivo calentamiento de las aguas ha empeorado la calidad del plancton del Mar del Norte. Ello obliga a las especies de peces que constituyen la base de la alimentación de los frailecillos a trasladarse más al norte en busca de su sustento. De rebote los frailecillos ven cómo su alimento cada vez escasea más y se encuentra más alejado de sus nidos. Adicionalmente las islas Farne albergan una populosa colonia de 6.000 focas que compiten por dicho alimento.

Voluntarios realizan el censo anual de frailecillos y otras aves marinas en las islas Farne
(National Trust)

En segundo lugar el cambio climático está propiciando tormentas cada vez más violentas en invierno sobre el Atlántico Norte. Eso coincide con la época en que los frailecillos viven solos sobre el Atlántico, muy expuestos a las inclemencias climáticas y con posible diezma de las mismas. La suma de ambos factores ha propiciado la decisión del National Trust de incrementar la frecuencia en el control de sus poblaciones. Al igual que en la medicina humana, detectar un problema con la mayor antelación suele ser el mejor modo de poder buscar soluciones más diversas y efectivas.

Durante este mes de mayo se está realizando el nuevo (y primer) censo con carácter actual. Prometo traer aquí los resultados del mismo. No hay motivos de alarma grave pero si de preocupación. La prevención es una buena noticia en la defensa de la biodiversidad planetaria. Pero no nos vayamos sin dejar aquí un par de reflexiones:

– que distinto sería (o habría sido) el destino de muchas especies si también con ellas se hiciera (o se hubiera hecho) este diagnóstico preventivo.
– la belleza y plasticidad del frailecillo lo ha convertido en muchos lugares en una especie emblemática; no caigamos, tampoco, en la trampa de centrar nuestras preocupaciones y cuidados en esas especies ‘mediáticas’ (las más bonitas, representativas o llamativas) en detrimento de otras miles de especies menos conocidas pero no por ello menos importantes.

Crédito de la fotografía de portada

Un frailecillo alza el vuelo desde un tronco en una de las islas Farne, Reino Unido (Owen Humphreys, 2019)

(1) National Trust for Places of Historic Interest or Natural Beauty es una organización conservacionista creada en 1895. Su objetivo es la preservación del legado natural y cultural británico. A fecha de hoy es el segundo propietario privado de bienes inmuebles del Reino Unido. Posee y administra 250.000 hectáreas de tierra, 1.200 kilómetros de costas, 300 monumentos y 200 espacios naturales y jardines. Se financia con las aportaciones de sus socios y las rentas de sus propiedades. Su actividad se sustenta en el trabajo de más de 60.000 voluntarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.