Baobabs: el derrumbe de las catedrales africanas

Nuestro antropocentrismo resulta en ocasiones irritante. ¿Qué ocurriría si de pronto las catedrales de media Europa empezaran a derrumbarse por sí solas sin causa aparente? Magníficas construcciones de 500, 1000 o incluso 1500 años colapsando sin causa aparente. No tengan duda que el revuelo mediático sería colosal. Técnicos, equipos de especialistas, presupuestos, tecnología… Todo se movilizaría de inmediato para hallar una respuesta y una solución. En Africa está ocurriendo algo parecido. Los baobabs, esos enormes y curiosos árboles de la sabana africana, se mueren sin causa aparente. Seres de 500, 1000 o incluso 1500 años colapsan sin que sepamos por qué. Pero claro, son catedrales naturales, no son catedrales humanas. Y eso forma parte de la ‘normalidad’.

Ver artículoBaobabs: el derrumbe de las catedrales africanas