Greta Thunberg y el papanatismo mediático

Hace tiempo que quería hablarles de este tema pero hasta hoy no me he decidido a hacerlo. Y lo siento. Sé que a muchos no les gustará lo que sigue. Pero a veces ser políticamente correcto solo conduce a la inopia y el estancamiento. Hoy prefiero ser políticamente incorrecto. No me gusta Greta Thunberg.

Ver artículoGreta Thunberg y el papanatismo mediático

No estamos destruyendo el planeta (y no es negacionismo)

Crisis climática. Contaminación. Sexta extinción. Acidificación oceánica. Destrucción de hábitats. Deshielo. Especies invasoras. ¿Les suenan estos términos? Libros, artículos, medios de prensa van llenos de ellos. Son, de un modo u otro, la fotografía de todo lo que los seres humanos estamos provocando a nuestro entorno natural. Y muchas veces lo resumimos con una frase lapidaria: ‘el ser humano está destruyendo el planeta’. Terrible. Y ahora viene un servidor para aligerarles la carga: no sufran, no nos estamos cargando el planeta. Respiren un momento aliviados, pero solo un momento…

Ver artículoNo estamos destruyendo el planeta (y no es negacionismo)

Proteger a las especies no siempre es sencillo

Vivimos en un mundo complejo. No resulta nada fácil compaginar las necesidades de grupos, sociedades y culturas tan diversos. Queremos seguir progresando (algunos más que otros) aún a costa de los sacrificios que eso supone para el planeta. Queremos preservar la integridad de la naturaleza (algunos más que otros) a pesar de las dificultades que eso conlleva. Anhelamos un mundo más verde. Una atmósfera más limpia. Salir al campo y verlo lleno de mariposas. Mirar al cielo y seguir el vuelo de las golondrinas. Nuestros árboles llenos de gorriones. Pasear por el bosque y encontrarnos un oso hambriento. Nadar en las cristalinas aguas de un río y que aparezca un cocodrilo de 5 metros. Alto, alto, alto… ¿qué está pasando aquí? Pues algo a lo que tendremos que empezar a acostumbrarnos.

Ver artículoProteger a las especies no siempre es sencillo

Moby Dick y el Índice de Desarrollo Humano

Hace ahora unos 100 años los círculos literarios norteamericanos rescataron del olvido una novela de Herman Melville, un desafortunado escritor fallecido en 1891. La obra era una mezcla de crónica técnica sobre la caza de ballenas y de novela de aventuras. La lucha entre un viejo capitán y un gran cachalote blanco. Casi todo el mundo conoce la historia (‘Moby Dick’) y el trágico final de la tripulación del ballenero ‘Pequod’. La ‘bestia’ venciendo al hombre. Pura ficción. La realidad es demasiado diferente. Sólo en el siglo XX el hombre acabó con la vida de cerca de 3 millones de ballenas.

Ver artículoMoby Dick y el Índice de Desarrollo Humano