Chrissie Watkins y la tragedia de los tiburones, un drama shakespeariano

Puerto de Hong Kong. Funcionarios de aduanas deciden inspeccionar dos contenedores llegados de Ecuador en las últimas semanas. Unas etiquetas en los contenedores (‘pescado seco’, en español) les hace sospechar. La sorpresa al abrirlos es mayúscula: 26 toneladas de aletas de tiburón secas valoradas en más de 1 millón de euros. Más del doble del volumen confiscado en todo el año 2019. La mayor incautación de aletas de la historia.

Ver artículoChrissie Watkins y la tragedia de los tiburones, un drama shakespeariano